Jóvenes peruanos realizan planta de oxígeno para ayudar a afectados por la pandemia del COVID-19

El 2020 que se fue hace unos días, se convirtió en un año de cambio en diversos contextos, pero sin duda, lo que más nos ha cambiado como planeta es la pandemia por el COVID-19 que nos sigue acompañando en la actualidad. Este virus que llegó a gran parte del globo, se ha llevado muchas vidas, haciendo que se detuvieran nuestras rutinas a las que tanto estábamos acostumbrados, dejando a varios con trabajos y estudios desde casa, incluso gente que ha tenido que dejar de lleno sus actividades. Pero, lo más triste es que también ha afectado negativamente a la salud de las personas. Por ello, estos jóvenes han dejado su huella intentando ayudar a quienes se han visto perjudicados por el virus.

Latina

Originarios de Perú, son 13 los jóvenes amigos de diferentes carreras, quienes unieron sus caminos conociéndose en la Universidad Mayor de San Marcos (UNSMSM) instalando una planta de oxígeno, la cual tiene ubicación en Villa El Salvador. Los chicos lamentablemente fueron afectados por la pandemia:

“Debido a la paralización que sufrimos, muchos de nosotros volcamos nuestra actividad hacia la planta de oxígeno. Actualmente, ya la mayoría de nosotros ya pudo retomar sus actividades, pero le dedicamos parte de nuestro tiempo a esta obra social”.

—Contó uno de los jóvenes a Latina según La República—

Obra social que ha sido una beneficiosa ayuda, por la cantidad de pedidos que obtienen ha ido en ascenso desde finales de diciembre del año pasado, produciendo en la actualidad 60 balones al día.

Latina

Los precios que proponen estos muchachos para su producto son totalmente accesibles para el público, manteniendo un precio de 15 soles, incluso dejando costos más bajos a personas de bajos recursos, reduciéndolo hasta 8, 10, o 7 soles. Ellos también han donado a asociaciones de la zona que requerían de su servicio.

Latina

El proceso de instalación de la planta tuvo final en septiembre del 2020 y la comenzaron a hacer funcionar en octubre. Los bondadosos chicos invirtieron sus ahorros para el proceso de plantas, balones e implementación con un valor final de 250.000 dólares en esos gastos.

Latina

En otra de las cosas que estos universitarios hacen énfasis es en el conocimiento previo y concentración que necesita la recarga de un balón, no deben saltarse ningún paso para que así el cliente pueda utilizar correctamente el producto.

“El compresor de aire de fabricación alemana toma el aire del ambiente y luego pasa unos filtros para seguir el proceso de secado. El aire se tiene que secar para poder procesarlo. Después se almacena y sigue al generador de oxígeno. Lo que hace es tomar las moléculas de oxígeno y liberar los otros gases. Estas moléculas de oxígeno se almacenan, pasan un filtro final de bacterias y pasan a un compresor que sirve para cargar los balones de oxígeno”.

—Contó uno de los jóvenes a Latina según La República—

La labor de los impulsores de esta idea es digna de destacar, sobre todo en estos tiempos donde es necesario que nos unamos como personas, que nos tendamos una mano, porque solo así, con actitudes como estas, será posible que superemos esta pandemia y volvamos quizá a un mundo parecido al que estábamos acostumbrados hace algunos años, pero ojalá cambiando, teniendo más conciencia de cómo está el otro.

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"